...

Operaciones de grúa en 8 condiciones climáticas extremas: consejos y sugerencias de seguridad

Consejos y sugerencias de seguridad para operar una grúa en 8 condiciones climáticas extremas

Las grúas a menudo enfrentan todo tipo de inclemencias climáticas durante sus operaciones, y esta publicación se compiló para brindarle los conceptos básicos para operar una grúa en condiciones climáticas desafiantes.

Ya sea desde un calor abrasador hasta un frío extremo, o incluso desafiando tormentas eléctricas y fuertes vientos. Este artículo le brindará información experta sobre cómo operar una grúa de manera segura en todas las condiciones climáticas, incluidos consejos importantes y trucos valiosos que debe conocer.

1. Operaciones de grúa de noche

Grúas en el puerto por la noche

Operar grúas durante las horas nocturnas a menudo es necesario debido a limitaciones de tiempo, lo que requiere que los trabajadores estén programados para turnos nocturnos. Sin embargo, esta práctica conlleva una serie de riesgos y desafíos que exigen una mayor conciencia y medidas de precaución.

Un desafío importante al que se enfrentan durante las operaciones nocturnas de grúas es la visibilidad limitada. La ausencia de luz natural aumenta la probabilidad de accidentes, ya que los operadores tienen dificultades para discernir claramente su entorno. Además, las condiciones nocturnas pueden provocar fatiga y disminución de la concentración entre los operadores, lo que perjudica su capacidad para responder con prontitud a las emergencias y puede provocar errores y accidentes.

Además de la visibilidad limitada, la mala iluminación también dificulta las evaluaciones oportunas de las condiciones del sitio, incluida la planitud del terreno y la ubicación de los obstáculos y cables circundantes. La comunicación eficaz se convierte en un desafío en la oscuridad, lo que dificulta transmitir instrucciones con claridad; Las señales manuales y otras señales a menudo quedan ocultas, lo que aumenta la complejidad de la situación.

Consejos y notas para el trabajo nocturno

A pesar de estos desafíos, las operaciones nocturnas ofrecen claras ventajas, como la reducción del tráfico rodado, la mínima actividad del personal y el rápido transporte de mercancías. Además, minimizan las interrupciones de otras actividades en curso. Para garantizar operaciones nocturnas seguras y eficientes de la grúa, es fundamental cumplir con las siguientes pautas:

En primer lugar, una iluminación adecuada es primordial. Es esencial una iluminación adecuada tanto de la grúa como de su entorno. Esto se puede lograr instalando torres de iluminación temporales, montando reflectores en brazos y empleando equipos de visión nocturna para mejorar la visibilidad del operador.

En segundo lugar, la formación especializada adaptada a las operaciones nocturnas es esencial para los operadores de grúas. Dicha capacitación debe cumplir con las regulaciones establecidas por organizaciones como OSHA para garantizar que los operadores estén equipados con las habilidades y conocimientos necesarios para manejar los desafíos nocturnos.

No se debe pasar por alto el bienestar de los empleados. Organizar turnos de noche y descansos adecuados antes de comenzar las operaciones nocturnas garantiza que todo el personal, incluidos los operadores, esté alerta y sea capaz de tomar decisiones acertadas durante sus turnos.

Establecer canales de comunicación claros es vital. La incorporación de uniformes de alta visibilidad y el uso de comunicaciones por radio pueden garantizar una interacción sin obstáculos en la oscuridad, facilitando una comunicación y coordinación efectiva entre los miembros del equipo (señaladores, observadores o equipos de tierra).

Por último, es imperativo realizar inspecciones y mantenimiento periódicos de las grúas. Una falla repentina de la máquina durante el funcionamiento nocturno puede ser catastrófica y, créanme, usted nunca querrá estar en esa situación.

2. Operar una grúa en clima lluvioso

Operación de grúa en tiempo lluvioso

Ninguna grúa puede evitar trabajar bajo la lluvia, pero existen algunos riesgos y desafíos que debes tener en cuenta.

En primer lugar, los días de lluvia reducen significativamente la visibilidad exterior. Las fuertes lluvias pueden obstruir la visión del operador, dificultando ver su entorno desde la cabina.

Además, la lluvia puede afectar la estabilidad de las grúas, especialmente las móviles, y dificultar las maniobras precisas.

El agua de lluvia también aumenta la probabilidad de fallas eléctricas y tiempos de inactividad, lo que presenta peligros importantes tanto para los operadores como para los equipos.

Consejos y notas para días lluviosos

Manténgase actualizado con los pronósticos meteorológicos y prepárese para tomar precauciones o detener las operaciones de la grúa si se esperan fuertes lluvias o tormentas.

Cuando opere una grúa bajo la lluvia, intente moverla bajo un área protegida. Para grúas estacionarias/fijas, es aconsejable desplegar cubiertas temporales sobre ellas.

Asegúrese de que los limpiaparabrisas de la cabina estén instalados con anticipación para eliminar las gotas de agua del vidrio. Si no están equipados, los operadores pueden usar un paño o una esponja para limpiar manualmente las gotas de agua cuando sea seguro hacerlo.

Utilice cajas de control eléctrico de alto estándar (Clase IP56 y superior) para proteger los componentes eléctricos, minimizando el riesgo de falla debido al contacto con el agua.

Brindar capacitación integral a los operadores, permitiéndoles manejar grúas con competencia en condiciones de lluvia y humedad y responder rápidamente en caso de accidentes o fallas del equipo.

Para la mayoría de las grúas, la capa protectora debe estar de acuerdo con ISO 12944, con un espesor de 120 – 300 μm. Y aplique materiales antideslizantes en escaleras y pasillos para evitar que los conductores resbalen en condiciones de humedad.

Además, establecer un sistema de drenaje para evitar la acumulación de agua y la corrosión de la grúa y sus componentes. Esto no sólo prolonga la vida útil de la grúa sino que también mitiga el riesgo de descarga eléctrica.

Finalmente, después de usar la grúa en días lluviosos, realice una inspección minuciosa para asegurarse de que esté completamente seca e identificar y resolver rápidamente problemas potenciales.

3. Clima con niebla

Grúas de construcción en la niebla

No se recomienda el uso de grúas en días de niebla; lo mejor es esperar a que se disipe la niebla.

Debido a la baja visibilidad y la visión obstruida asociada con las condiciones de niebla, juzgar con precisión los alrededores, la posición de la pluma y la ubicación del gancho se vuelve casi imposible, lo que hace que las operaciones de grúa en tales circunstancias sean propensas a sufrir accidentes.

Si tiene que utilizar una grúa en un clima con niebla, realice una evaluación exhaustiva del clima y las condiciones de la línea de visión para asegurarse de que todo esté bajo control. Mantenga la grúa a una distancia de seguridad adecuada y reduzca las velocidades de elevación y giro.

Además, considere equipar su grúa con un sistema anticolisión avanzado. Este sistema se conecta de forma inalámbrica con múltiples grúas, permitiéndoles colaborar para evitar colisiones. También puede detectar obstáculos en las cercanías y detener automáticamente las operaciones en el momento oportuno.

4. Operar una grúa en condiciones de viento

Operaciones de instalación de grúas en parques eólicos

Si bien la lluvia y los rayos presentan desafíos para los operadores de grúas, el viento se destaca como una de las condiciones climáticas más impactantes que una grúa puede enfrentar.

Sin duda, el viento representa un peligro importante para las operaciones de la grúa al hacer que las cargas oscilen y comprometa la estabilidad de la grúa. Los vientos más fuertes pueden provocar que los objetos elevados se desenganchen y caigan, afectando tanto a la estabilidad de la propia grúa como provocando que se balancee.

Por lo tanto, cuando el viento alcanza una velocidad que se considera insegura para la operación, el operador de la grúa debe apagar la grúa rápidamente y evacuar al personal que se encuentre en las inmediaciones.

Velocidad del viento segura para el funcionamiento de la grúa

Las grúas se pueden operar dentro de ciertas velocidades del viento, pero no existe un número específico que defina universalmente una velocidad del viento segura para la operación de la grúa.

La velocidad segura del viento para diversas operaciones de grúa varía y depende de varios factores, incluido el tipo de grúa, su configuración, estabilidad, peso de la carga, dirección del viento y circunstancias operativas específicas.

En tierra, las grúas suelen estar diseñadas para operar de forma segura con velocidades de viento que oscilan entre 20 y 30 millas por hora (32 a 48 kilómetros por hora).

En el mar (en alta mar), las grúas marinas pueden soportar velocidades de viento más altas (aproximadamente de 13 a 18 nudos), y los fabricantes establecen límites de velocidad del viento seguros específicos etiquetados por Sea State y la escala de viento de Beaufort.

En conclusión, el manual del fabricante de la grúa especifica la velocidad máxima del viento a la que se debe poner fuera de servicio la grúa. La integración de un anemómetro (sensor de viento) en su grúa le permite medir la velocidad del viento con precisión y cumplir estrictamente con las pautas recomendadas.

5. Tormentas y relámpagos

Un rayo cae sobre grúas de construcción

Operar una grúa durante tormentas eléctricas y relámpagos puede aumentar significativamente los riesgos y complejidades involucradas.

Es ampliamente conocido que las estructuras metálicas altas, incluidas las grúas y sus brazos elevados, son susceptibles a los rayos, lo que representa una situación extremadamente peligrosa para los operadores de grúas.

Para mitigar este riesgo es fundamental tomar las precauciones necesarias, como la instalación de pararrayos y pararrayos en grúas situadas a alturas importantes.

En línea con la Política de rayos de grúas de OSHA, si se prevén tormentas y relámpagos, es aconsejable posponer las operaciones de elevación.

Especialmente en operaciones de elevación en alta mar, el seguimiento de las condiciones climáticas cambiantes es crucial. Fuentes confiables como las agencias meteorológicas nacionales, los servicios meteorológicos marítimos especializados y la Sociedad Meteorológica y Oceanográfica pueden proporcionar actualizaciones oportunas sobre los patrones climáticos.

Durante las operaciones de elevación en curso, en el momento en que se escucha el primer trueno, es imperativo suspender todas las actividades. Es probable que los rayos sean inminentes.

Baje y retraiga suavemente el brazo de la grúa, apague todos los sistemas de la grúa y aléjese tanto de la grúa como del gancho por seguridad.

Además, es fundamental no reanudar las operaciones de elevación inmediatamente después de una tormenta eléctrica, ya que las tormentas suelen traer fuertes vientos y lluvias intensas.

Después de confirmar que las condiciones climáticas han mejorado y asegurarse de que la grúa no haya sufrido ningún daño, como problemas con el sistema eléctrico o el cable, es seguro reanudar el trabajo.

6. Clima frío y nieve

Grúa de carga cargando carbón en un día nevado

En climas más fríos o durante el invierno, las grúas pueden verse significativamente afectadas por las bajas temperaturas, afectando particularmente a las estructuras de acero, aparejos, cabrestantes, motores y dispositivos hidráulicos. Las fuertes nevadas también pueden comprometer la visión de los operadores.

El frío extremo tiene el potencial de disminuir la resistencia a la tracción estructural de la grúa, introduciendo peligros ocultos. Cuando la temperatura es demasiado baja, el aceite hidráulico se espesa, lo que provoca una reducción en el caudal y una eventual falla del sistema. sistema hidráulico de la grúa.

Es fundamental asegurarse de que el fabricante de la grúa haya realizado rigurosas pruebas de resistencia a la intemperie en el equipo antes de que salga de fábrica.

Precauciones:

Retire la nieve y el hielo de la máquina antes de ponerla en marcha. No se recomienda operar la grúa a plena carga cuando la temperatura desciende por debajo de 0°C; en su lugar, reduzca la carga entre un 20 % y un 40 % en comparación con lo habitual para garantizar una seguridad óptima durante el funcionamiento.

Elija materiales con gran tenacidad a la tracción y resistencia a bajas temperaturas para la grúa, como acero de baja aleación de alta resistencia y acero galvanizado.

Aplique recubrimientos galvanizados y epoxi para una máxima protección de los componentes de acero contra el impacto de temperaturas más bajas.

Si el presupuesto lo permite, considere grúas con certificación RS (Registro Marítimo de Envíos de Rusia) y DNV (Det Norske Veritas). Estas certificaciones especifican requisitos de resistencia a bajas temperaturas para cada componente de la grúa, lo que garantiza el funcionamiento incluso a temperaturas tan bajas como -40 grados Celsius.

Por último, independientemente de las condiciones de trabajo extremadamente frías o calurosas, equipe la cabina de la grúa con aire acondicionado y mecanismos antivaho. Proporcionar un ambiente de trabajo cómodo para el conductor es igualmente importante, ¿no es así?

7. Condiciones cálidas y secas

Grúas sobre orugas operando en el desierto

Al leer esto, se podría suponer que los días soleados de verano siempre ofrecen condiciones de trabajo ideales, pero la realidad es todo lo contrario. Las condiciones cálidas y secas también plantean desafíos para las operaciones de elevación.

Las temperaturas elevadas pueden provocar la degradación y daños de varios componentes de la grúa. Los sellos pueden sufrir daños, los mazos de cables y los componentes eléctricos pueden degradarse, las piezas de plástico pueden agrietarse y la pintura y los revestimientos pueden pelarse, agrietarse o decolorarse.

Además, las altas temperaturas presentan desafíos para los operadores de grúas. Los conductores pueden sufrir insolación, mareos y deshidratación, mientras que la intensa luz solar resulta molesta para el personal de tierra.

El aire seco agrava la situación y provoca un aumento del polvo. La carga elevada y bajada puede levantar una gran cantidad de polvo, infiltrándose en el interior de la grúa y acumulando suciedad.

Para mitigar estos desafíos, es fundamental realizar una verificación exhaustiva de la grúa antes de cada uso, evitando su puesta en marcha inmediata. Inspeccione el sistema hidráulico y los sellos, reponga el refrigerante del motor y use aceite hidráulico resistente al calor para evitar el desgaste causado por un flujo lento.

Equipe el sistema hidráulico con un enfriador de aire y, si es posible, active el aire acondicionado de la cabina con antelación.

Después de su uso, evite dejar la grúa expuesta a la luz solar directa. En su lugar, guárdelo en un lugar fresco y protegido. Limpie periódicamente el polvo y realice un mantenimiento oportuno para mantener su grúa en óptimas condiciones.

8. Mares y aguas agitados

Grúas en buques de apoyo en alta mar

En las operaciones de elevación en alta mar, los desafíos se extienden más allá de las diversas condiciones climáticas extremas, abarcando la succión submarina y los impactos impredecibles de las olas, las marejadas y el hielo roto en el mar.

Grúas de alta mar destacan como equipos especializados diseñados para aplicaciones marítimas pesadas, garantizando la seguridad de las operaciones de elevación en alta mar. Estas grúas cuentan con diseños capaces de soportar mayores estados del mar, lo que permite un funcionamiento sin problemas en las condiciones marinas más extremas.

Sus características únicas incluyen sistemas de compensación de oleaje, sistemas de posicionamiento dinámico (DP) y sistemas de tensión automática.

Para quienes se dedican a operaciones de manipulación en alta mar, es fundamental invertir en una grúa marítima especializada en lugar de sustituirla por una alternativa terrestre. Principales empresas de grúas marinas, como OUCO, se destacan en la producción de estos productos especializados.

Resumen

En conclusión, dominar los consejos de seguridad proporcionados en esta guía completa es la clave para mejorar la eficiencia y seguridad de las operaciones de las grúas en diversas condiciones, ya sea un clima desafiante o temperaturas extremas.

Es crucial no solo priorizar el bienestar de sus trabajadores sino también garantizar que estén completamente capacitados para tomar decisiones rápidas e informadas en cualquier escenario de elevación.

Estos son sólo algunos de los consejos y sugerencias que hemos recopilado; si tiene más ideas, puede contactarnos para participar en la discusión.

 

Recomendar lectura:

Comprensión de los buques de apoyo costa afuera: una guía esencial

Instalación de tuberías en alta mar: la guía definitiva

Plataformas petrolíferas en alta mar: algunos datos importantes que debe saber

Ir al Inicio